Primeras sensaciones usando Git con los apuntes

8 Ago

Después de algo más de una semana desconectado de internet y disfrutando del sol y la playa, vuelvo al blog para comentar cómo estoy utilizando Github para albergar los apuntes de fluidos (un tema que comenté en la entrada anterior).

La idea era agilizar el método de trabajo a la hora de compartir los apuntes y, de paso, aprender y mejorar mis habilidades con Git.

Imagen

Git es un sistema de control de versiones o cambios. A la hora de ir componiendo los apuntes, el desarrollo es prácticamente lineal: tomo apuntes de una sección, los paso a limpio, tomo apuntes de la sección siguiente, etc. Como mucho, de vez en cuando vuelvo  al “código” para corregir alguna falta de ortografía o reescribir algún párrafo. Es decir, que con el control de versiones de Dropbox ya tenía suficiente, incluso cuando utilizaba el pendrive y trabajaba desconectado en la biblioteca y sincronizaba después en casa.

El cambio a git no ha alterado ese flujo de trabajo: puedo seguir trabajando desde equipos públicos (en la biblioteca o la universidad) y controlando versiones mediante git-portable en el pendrive o desde el portátil. Pero git me aporta la posibilidad de publicar los apuntes sin problemas gracias a GitHub, cosa que no podía hacer antes con Box.net.

El proceso es, más o menos, el mismo. Voy tomando apuntes hasta que finalizo una sección, por ejemplo. Compilo el fichero LyX a PDF y repaso el tema. Además del repaso de la teoría, también detecto algún error tipográfico. Una vez repasada la sección, exporto el documento a PDF y añado una nueva versión a Git. Finalmente, sincronizo mi repositorio local con el público en GitHub. Cuando, como esta semana, estoy sin internet, voy añadiendo los cambios a mi repositorio local, sabiendo que, en cuanto vuelva a tener conexión, puedo actualizar el repositorio remoto sin problemas.

De hecho, el repositorio local lo tengo dentro de Dropbox, lo que significa que se sincroniza al resto de máquinas que tengo conectadas (y que me permite tener una copia adicional en la nube).

Donde realmente puede marcar la diferencia GitHub es si alguien se anima a colaborar, mejorando los apuntes, añadiendo aclaraciones, gráficos o diagramas, etc.

La buena noticia es que, aunque no te interese nada cómo haga los apuntes, el hecho de que use Git (y GitHub) es que tendrás una copia actualizada de los mismos con más frecuencia que antes 😉

Anuncios

8 comentarios to “Primeras sensaciones usando Git con los apuntes”

  1. MArcos 2 septiembre, 2013 a 12:21 #

    Hola:

    Seguramente no sea el lugar, pero me interesa lo que estás haciendo y lo veo terriblemente difícil. Sólo dos preguntas ¿Tenías otro título de ciencias cuando comenzaste Física? Y ¿Es factible hacerlo manteniendo tu vida?

    • xaviaznar 2 septiembre, 2013 a 13:56 #

      Hola MArcos:

      Puedes preguntar lo que quieras y donde quieras: este es un blog pequeñito abierto a todo el mundo 😉

      >¿Tenías otro título de ciencias cuando comenzaste Física?
      No; tampoco tengo Física… de momento.

      >¿Es factible hacerlo manteniendo tu vida?
      ¿Lo de estudiar una carrera a través de la UNED? Yo diría que sí; de hecho, la UNED está pensada para que puedas estudiar y seguir con tu vida. Yo ahora estoy sin empleo y tengo mucho “tiempo libre”, pero mi pareja se está sacando derecho (pasando cada curso limpio cada año!!) compaginándolo con su trabajo. También depende de tu vida y del peso específico que le des a obtener la carrera dentro de tu “plan de vida”. Normalmente cursas una presencial con 18 años y dedicándote 100% a los estudios (o quizás con un trabajo a tiempo parcial). En la UNED la ecuación se invierte: tienes un trabajo a tiempo completo y estudias a tiempo parcial… A veces, además del trabajo tienes una familia a la que también quieres dedicar tu tiempo ;), así que lo de “mantener una vida” depende mucho de tus prioridades.

      En carreras como Derecho, por ejemplo, hay muchos funcionarios que estudian para poder progresar en su carrera profesional dentro de la administración pública, ya que no puedes presentarte a determinadas plazas sin tener un título universitario. En otros casos, tienes gente que cursa una segunda titulación porque en su día tuvieron que estudiar lo que sus padres les pagaban, lo que pensaban que les daría un trabajo o cosas por el estilo y ahora estudian por el gusto de estudiar lo que les interesa. Cada persona supongo que tiene su historia. La clave está en cómo repartes tu tiempo entre tus obligaciones y hobbies y por tanto, en cómo puedes “encajar” el dedicar tiempo a estudiar en ese reparto. En un trabajo anterior, por ejemplo, tenía dos horas para comer, así que las dedicaba a estudiar (mientras comía). Salía del trabajo y estudiaba en el tren de vuelta a casa. No todos los días, claro, porque hay días que no das para más… Entonces estaba en la presencial y no podía ir a clase, así que era como si estudiara en la UNED (tenía los apuntes de años anteriores). Ahora puedes llevar libros y apuntes en un iPad, un Kindle o un portátil y aprovechar más esos “ratos muertos” en los desplazamientos. Seguramente necesitarás dedicar un tiempo específico, más largo, a estudiar “hincando codos”, en la biblioteca o un sitio tranquilo, por ejemplo, un sitio donde dedicar tiempo a enfrentarte a los ejercicios…

      Una ventaja de la UNED con respecto a las universidades presenciales es que es más barata, y que no tienes limitaciones de tiempo/créditos por curso, así que puedes probarlo y ver qué tal.

      Ya me contarás, ok?

      Xavi Aznar

      • MArcos 3 septiembre, 2013 a 23:49 #

        Hola, de nuevo:

        Muchas gracias por la información. La verdad es que la Uned no me es ajena. Este año que entra espero graduarme en Historia en ella. Pero llevo varios años con el gusanillo de la fisica/quimica en el cuerpo. Yo estudié ciencias en el instituto, hace ya veinte años y siempre me ha apasionado la Física, y como decía Douglas Adams: La vida, el universo y todo lo demás. Sin embargo, yo estudio cuando me hace, día si día no. Hoy mismo, a unas pocas horas de un examen, puedo haber estudiado no más de un par de horas.Me puedo sentar en el sofá y desvelar los asuntos de reyes y príncipes sin necesidad de seguir un procedimiento. Y la verdad es que, aunque me la estoy sacando con mucha tranquilidad, tampoco me requiere mucho esfuerzo aprender.
        Y aquí están las matemáticas. Me parecen insondables, casi de génesis mágica y me da la sensación de que, pese a que las estudié, y con buena nota, son imposibles. A ese nivel, claro está. Abro los libros que he ido consiguiendo a lo largo del último año y… Como si fuera otro idioma. Apenas recuerdo las cuentas con quebrados o los polinomios. Yo podría disponer de un par de horas diarias, más o menos y tonto no soy. Estoy, evidentemente dispuesto a hacer el esfuerzo de un estudio constante.
        Tú estas ahí para demostrar que la barrera se rompe.
        Te lanzo otra pregunta, entonces, si no te importa que te de la chapa un poco más.
        ¿Se puede empezar casi desde cero y avanzar hasta encontrar el nivel matemático suficiente para poder sobrevivir?

        Gracias, otra vez.

      • xaviaznar 4 septiembre, 2013 a 9:59 #

        >¿Se puede empezar casi desde cero y avanzar hasta encontrar el nivel matemático suficiente para poder sobrevivir?

        Nada es imposible, pero algunas cosas son más difíciles que otras… Dicho esto, si tienes dificultades con los polinomios, con quebrados, con la gestión de términos en una ecuación (pasarlos de un lado a otro, etc) creo que te resultará difícil seguir la teoría. Las matemáticas no dejan de ser un conjunto de símbolos que se relacionan de una manera sencilla, como el ajedrez, por ejemplo. Al principio aprendes a mover las piezas, pero poco a poco tienes que pensar más allá de las piezas: táctica, estrategia, análisis posicional, etc… La analogía no es completa, ya que en matemáticas van apareciendo “piezas nuevas” a medidas que avanzas, aunque las reglas fundamentales siempre son, más o menos, las mismas. Pero por lo que me cuentas, no parece que simplemente, haya pasado el tiempo y no recuerdes cómo integrar, sino que tienes problemas para pensar de forma matemática. Dices “me parecen insondables, casi de génesis mágica” y citas a Douglas Adams; déjame animarte con la tercera ley de Clarke: “Toda tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Parecerá magia, pero no es más que un montón de tornillos y cables conectados de cierta manera, siguiendo unas pocas reglas lógicas. Ahí está la clave, en mi opinión: sólo hay que tener interés en desvelar cuáles son esas “reglas”, comprenderlas -no sólo “aprenderlas/recordarlas”- e ir construyendo cada vez cosas más complejas (que no complicadas).

        Fin de la charla filosófica; vamos a lo práctico. Ya sabes cómo va la UNED; tienes el temario y la bibliografía básica colgada en la web. Tienes acceso a la biblioteca y al préstamo de libros (y a internet, donde también están la mayoría de libros). La única diferencia real entre estar matriculado o no, de cara al estudio/aprendizaje es la posibilidad de plantear dudas a los tutores y el derecho a examinarse. Para el primero, cuentas con blogs como éste o foros en internet. Para lo segundo no hay alternativa pero tampoco es esencial. Dado que estás “con el gusanillo”, puedes dedicar este último año a “simultanear” de manera no oficial Historia y Física. Sin la presión de los exámenes (o de sentir que estás malgastando el dinero de la matrícula) puedes avanzar tan rápida o lentamente como quieras, detectando y “parcheando” las lagunas -matemáticas o físicas- con las que te encuentres.

        Yo mismo he dedicado el verano a estudiar Física de Fluidos, aunque todavía no me he matriculado de la asignatura. Aprobé Álgebra II en junio, pero soy consciente que la base matemática de Física de Fluidos (las ecuaciones diferenciales) y la “manera de pensar” de la asignatura (los fluidos no son partículas, ni ondas…) me plantearían dificultades. Hace veinte años que estudié cómo resolver las ecuaciones diferenciales; así que he aprovechado el verano para mirarme la asignatura, haciendo una primera lectura, algún resumen, pero sobretodo, para “refrescar” cosas que tengo oxidadas o que no recordaba. Una especie de “estiramientos” de los músculos matemático-mentales antes de una “carrera de fondo” para prevenir lesiones.

        Mi recomendación pues, es que le eches un vistazo a los libros de física, pero sobretodo, a los de matemáticas de primero. Intenta dedicar un tiempo a “simular que estudias” y analiza los resultados. ¿Te cuesta poco o mucho seguir las asignaturas? ¿Eres capaz de resolver los problemas? ¿Entiendes las soluciones cuando las miras? ¿Estás oxidado -matemáticamente hablando- y sólo necesitas un repaso o necesitas estudiar cosas que “se dan por sabidas” en los textos pero que tú no dominas? A partir de ahí, decide.

        Y si necesitas preguntar más, no lo dudes; no me “das la chapa” para nada.

        Un saludo,

        Xavi Aznar.

  2. MArcos 7 septiembre, 2013 a 8:45 #

    Hola, de nuevo:

    Muchas gracias por todo. No creo que tenga que empezar de cero con las mates, pero sí recordar de cero. No tengo prisa y estoy decidido, por lo menos a intentarlo. Creo que terminaré Historia este año con tranquilidad y el año que viene me matricularé de Biología o Biología y Química, y el resto del curso lo dedicaré a ponerme al día con las matemáticas. Creo que en un año estaré más o menos al nivel ( espero que un poco por delante). Y sólo después, me enzarzaré con el Cálculo, Álgebra y compañía.

    Nos vemos en tu blog.

    • victealias 10 septiembre, 2013 a 20:58 #

      Marcos, si el inglés no es un problema (y si vas a estudiar ciencias no lo debería ser -si no deberíais empezar por aquí-) buscar un curso online de la Universidad de Stanford (openedx, antes estaba en Coursera.org) que se llama Mathematical thinking. Si lo sigues sin dificultad creo que las matemáticas no serán un problema salvo por que le tendrás que dedicar más tiempo al principio (pero eso también es una ventaja a la larga respecto a los que “vemos” la solución).

  3. MArcos 17 septiembre, 2013 a 10:38 #

    Hola:

    Gracias, otra vez. No, el inglés no supone un problema, aunque no he dado nunca las mates en ese idioma. Voy a ir a por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: